Institucional Dr.Ricardo Luti Revistas online Listado de Tesis-Tesinas-Maestrías Catálogo Links
CATALOGOS
Catálogo unificado
  libros-mapas-revistas
  tesis-tesinas-maestrías
  cd-artículos de revistas
  actas de congresos
SERVICIOS
Consulta
Préstamo
Préstamo interbibliotecario
Carnet de Lector
Hemeroteca
Listados de Tesis-Tesinas y Maestrías
RECURSOS ELECTRONICOS
Biblioteca Electrónica de Ciencia y Tecnología
Revistas
Libros
Diccionarios-Glosarios
Documentos digitalizados
OTROS RECURSOS EN LA RED
Repositorios-Open Access
Portales-Enlaces
Museos-Acuarios
Imágenes-Sonidos
Instituciones. ONGs
SOBRE LA BIBLIOTECA
Marco institucional
Historia
Organización
NOVEDADES BIBLIOGRAFICAS
Libros

MAS INFORMACION
Se informa que la distribución de fondos para desarrollo de las colecciones de grado y posgrado/investigación se hace de acuerdo a dos variables: cantidad de socios activos y cantidad de asignaturas dictadas.
INVITAMOS A QUE ACTUALICEN SUS DATOS EN EL REGISTRO DE SOCIOS. Gracias
* * *
REGLAMENTO de SERVICIOS al PUBLICO
* * *
ESCUELA PRIMARIA PARA ADULTOS

Modalidad presencial a distancia para la terminalidad educativa
Ministerio de Educación de la Prov. de Cba. en Convenio con la UNC C.A.P. Nro.13
Día: Miércoles y Jueves de 15 a 18 hs.
Lugar: Hemeroteca
Te. 4332107
Viernes de 9 a 12 hs. C.U. Te. 155394080
* * *
Congresos, Seminarios,
Cursos
* * *
Becas - Trabajo

PROF.DR. RICARDO LUTI HERBERA
Homenaje realizado con motivo de su retiro de la cátedra universitaria
(9 de Marzo de 1989)


   Palabras del Dr. Alfredo Cocucci :

      "Me toca explicar la razón de esta reunión. La misma atañe a una circunstancia cronológica que involucra al Dr. Ricardo Natalio Luti Herbera.

       He sido elegido por haber compartido con Ricardo su vida universitaria.

      Le conocí cuando estudiaba Botánica, ciencia que, para algunos consiste en el arte de matar flores entre papel secante e injuriarlas luego en griego y en latín. Desde entonces hemos transitado nuestra vida académica en la llamada "Casa de Trejo".

       Hoy celebramos un onomástico muy especial de Ricardo, por que se conviene que, el de esta fecha, corresponde al ingreso en "la edad madura". La edad madura, escuetas palabras que sintetizan la historia de una breva madura, amenazada por la fuerza gravitatoria.

      Es tiempo de recordar entonces la sentencia de Séneca ars longa vita brevis, y acrecentar la dedicación a nuestras obras."



    Palabras del Prof. Fernando Beato :

      "Cuando me invitaron -interprétese "me conminaron"- a dirigirles unas palabras en este homenaje al Dr. Ricardo Luti, confieso que no acertaba a encontrar el fundamento de tal distinción; además, y puesto a la tarea, ignoro en qué carácter lo hago, si como camarada de los estudios juveniles en el Monserrat, si como amigo personal -que no es poco- o como un permanente admirador de su personalidad, de su acción y de su obra...

   En rigor, poco interesa conocer cuál o cuáles de tales motivaciones me han inducido a estar entre Ustedes; lo cierto es que tengo la sensación de participar en un acto de profunda justicia, de hartamente merecido reconocimiento. Es también para mí una confortable comodidad conversar entre quienes integran una tan particular comunidad como la de la Escuela de Ciencias Naturales, porque es reeditar inolvidables experiencias de mi vida íntima...

      Ave de otro corral, fui sin embargo testigo afectuoso de la actividad de un grupo humano fuertemente solidario, de su responsabilidad, de su espíritu de cuerpo, en fin, de su tarea fecunda y silenciosa, asentada en una inclaudicable seriedad científica y académica...

       Allí se hacía realidad la sentencia de Pascal: "Hay que vivir en la paz de los laboratorios y de las bibliotecas para que el espíritu crezca y se ilumine"...

       ¡Qué fácil es entonces evocar aquí figuras ilustres que jalonaron su historia universitaria! Y cuando pienso en ellas, ubico con relieves propios esta actual, presente y querida de Ricardo Luti... Ante este ejemplo vivo, me niego a aceptar racionalmente que alguien, en la plenitud de sus capacidades, cuando más se puede esperar de él porque los frutos están maduros, y sólo por el mero y mecánico cumplimiento de un plazo temporal, friamente aplicado, deba sustraerse a seguir brindando sus valiosas entregas para los demás...

      Por eso, con un dejo de rebeldía sana, -y en esto interpreto seguramente un sentimiento unánime- afirmo que Luti no se va; así de simple, no se va porque no lo dejaremos ir!!

      Muchos, con certeza, pueden mejor que yo hacer una relación detallada de la brillante trayectoria profesional del Doctor Luti... de modo que por respeto me sustraigo de semejante misión. Pero lo que no puedo declinar en esta emotiva circunstancia es a expresarme como amigo.

      Querido Ricardo: sé que nuestras respectivas vocaciones nos llevaron por diferentes rumbos y eso, quizás, impidió que disfrutáramos con más asiduidad de una amistar vieja y entrañable, nacida en los años dorados de la adolescencia, pero que se ha mantenido fuerte y lozana a pesar del transcurso lacerante del tiempo...

       Recuerdo con nostalgia nuestra época de condiscípulos... tu casa paterna era seguro puerto para nuestras dudas estudiantiles; jamás dejaste de ofrecer a manos abiertas los logros de tus esfuerzos y la calidez de tu hogar ejemplar... y siempre así... en el ejercicio de la cátedra en tu amado Colegio, despertando vocaciones, exigiendo con equidad, porque tú mismo te prodigabas sin economizarte... por todo ello las promociones de antaño aún siguen requiriendo de tí, invariablemente, en la rememoración cariñosa de sus egresos... Como si fuera poco, cuanto emprendiste lo has hecho con profunda alegría, que es una bella forma de la caridad, o lo que es lo mismo, del amor.

       Entonces, te doy las gracias por tanta generosidad, por tanta rectitud, por tanta hidalguía... Creo sinceramente que podrías decir como propias aquellas palabras de Séneca: "Yo quiero un amigo, no para que me asista cuando estoy enfermo, para que me ayude si soy pobre o estoy en la cárcel; quiero un amigo para tener a quién asistir en la enfermedad, a quien libertar si cae prisionero, a quien reemplazar en el cadalso, a quien seguir en el destierro..."

       Ricardo: en esta noche de alegría y de afecto fraterno, te abrazamos apretadamente contra nuestro corazón."




   Palabras del Ing. Agrónomo Daniel Moriconi:

      "Es para mi un verdadero placer encontrarme aquí, en presencia de todos ustedes: profesores, amigos, compañeros de trabajo y estudio, para hablar en representación de los ex-alumnos del Dr. Luti.

      Digamos que tuve una gran alegría cundo me avisaron que había sido elegido para ser el que dijera estas palabras, a pesar del miedo y la responsabilidad que sentí en un primer momento.

       Realmente me causo gracia el hecho que sea yo, un hijo de un curtidor del Barrio San Vicente, que ha vivido gracias a los residuos tanínicos, cúpricos y sulfurados que durante 50 años las curtiembres de Córdoba han arrojado a las márgenes del Río Suquía.

       Les aseguro que si mi padre y sus colegas lograran juntar tanta gente como esta noche cuando se jubilen, va a ser por una convocatoria de acreedores y no por una reunión de deudores como es ésta. Deudores a un Gran Maestro, a un gran defensor de los recursos naturales, a una gran personalidad como es la del Doctor Luti.

      Cuando me planteé que era lo que iba a decir esta noche, me di cuenta que sería muy fácil hacer todo un discurso sobre sus bondades, sus conocimientos y sus atributos, leer un diccionario de sinónimos, antónimos y parónimos, y juntar todos los adjetivos calificativos que uno se imagine y recitarlos aquí con cierta coherencia, sobre todo teniendo en cuenta que éste no es un homenaje Póstumo, como algunos colegas llegaron a preguntarme.

       Pero esta noche quiero expresar de alguna forma y con todas las limitaciones que tengo, lo orgulloso que estoy de conocer al Dr. Luti, de considerarlo un amigo.

      Y así, de esta forma, sea mas justo representar a sus egresados. Si uno se considera una persona que ha recorrido parte del mundo, que ha tenido la suerte de haber conocido gran cantidad de gente, el Dr. Luti es de esos personajes que uno tiene que haber conocido. Uno no es cordobés, uno casi no es culto si no puede en una conversación de amigos contar alguna anécdota que los otros no supieran sobre el Doctor. Yo mismo, desde hace años, estoy extremadamente orgulloso de decir que el Doctor estuvo presente en el asado que hicimos con Alfredo Coccuci Hijo con motivo de habernos recibido de Ingenieros Agrónomos.

       Es por eso que no voy a caer solo en elogios, si no que me gustaría contarles una serie de cositas que viví a su lado, y tal vez muchos de ustedes hayan vivido lo mismo, o algo semejante, y así, de alguna forma explicar porqué estamos aquí reunidos en agradecimiento a su persona.

       ¿Cómo conocí al Dr. Luti?   El fue mi profesor de Ecología Agrícola en la Facultad de Agronomía. Sus clases eran amenas y llenas de nuevos conocimientos, a pesar que nos saturó un poco con los mapas geobotánicos de Argentina y de la provincia de Córdoba.

      Como todos los años, se organizó la gira por el Noroeste de la provincia durante un fin de semana. Una semana viajaba Agronomía y otra semana Biología con las chicas que cursaban Geobotánica. Unos lugarcitos sobraban en el colectivo de Biología, y muy astutamente un grupo de estudiantes de agronomía, dispuestos a establecer vínculos mas estrechos y duraderos con las ciencias biológicas gestionamos el viaje con ellas.

      Al principio del viaje la cosa era seria. El Dr. Luti en el primer asiento, las chicas en las primeras filas leyendo el Ciclo de las Angiospermas de Cocucci, y los muchachos de Agronomía al fondo leyendo La Chacra o jugando al truco, mate va, bajadita a ver tabaquillos viene, la cosa se estaba poniendo linda para los romances inter-institucionales. Esa noche acampamos en Soto. El asado fue de primera, pero cuando la hora de las definiciones se acercaba, el diálogo empezó a ser fluido con el Dr. Luti. Comenzó contando sus viajes al Congo, el gorila que lo encontró, una lampalagua que tenía en su casa, el sapo correntino, y cuando se perdió en el Amazonas. Terminamos en un circulo alrededor del fuego, escuchando decenas de aventuras de un Indiana Jones de nuestro tiempo.

       El romance había llegado...., pero resultó ser de nosotros hacia él.

      Tuve la suerte de pertenecer durante más de dos años a la cátedra de Ecología Agrícola como ayudante alumno, cumpliendo diversas tareas.

       Fueron numerosas las oportunidades que tuve de viajar con diferentes grupos de trabajo dirijidos por el Dr.: La Pampa de Achala y una reserva que se tenía, era uno de los viajes preferidos. Era gracioso ver como un grupo de seminaristas pasaba su tiempo mirando con prismáticos lo que comían esos sacrificados rumiantes, otros contando las hormigas que consumían la productividad primaria de la zona, y el Dr. yo y alguien más caminando kilómetros y kilómetros juntando todo yuyito que encontrábamos, los cuales yo tenía que guardar en papel de diario para herborizarlos y ponerles su nombre. No encontrábamos ni uno que él no le supiera el nombre, ni uno que él no lo viera primero, ni una roca que él no pudiera saltar. Eran horas interminables de conocimientos y privaciones. Pensar que las chicas habían preparado pollo al espiedo, jamón cocido, queso, pan casero que comprábamos en el camino, mayonesa y alguna gaseosa. Todo, todo eso esperando en la pickup, sin que a nadie se le ocurriera tocar si el Dr. no estaba presente. Eran las 3 o 4 de la tarde y él no mostraba ni signos de cansancio y uno que empezaba a calcularle la edad, rogando que algún síntoma de vejez comenzara a expresarse en ese momento. Las comidas eran ricas en sabor y en diálogo, porque de una forma u otra era allí donde también conocimos sus aventuras como escalador, como integrante de cuadrillas de rescate, las hormigas que comió en Colombia, las tías que los esperaban cuando se perdio en Brasil y Bolivia, las enfermedades que contrajo en sus viajes, etc. etc. etc.

       Pase mucho tiempo en las oficinas que el Centro de Ecología y Recursos Naturales Renovables tiene en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Era muy divertido ver la cantidad de personas que desfilaban a lo largo del día para hablar con el doctor.  ¡La cola que había que hacer si uno necesitaba verlo!

      Pero también era divertido cuando el Dr. viajaba: su ausencia se hacía notar desde un primer momento, el Centro parecía vacío, poca gente circulando y hasta se podía trabajar esos días. Lo lindo era poder conseguir alguna escusa para que la Doctora Solis nos dejara pasar al escritorio del Doctor. Era un pequeño safari. Entrar en ese cuarto lleno de historias, fotos y mapas. Poder probarse los sombreros que el Dr. coleccionaba, adivinar de que continente eran esas plumas que adornaban su oficina, hojear las revistas que en su estanteria posaban. Los mapas, las calcomanías que tenía, mostraban parte de su historia. Pero lo más lindo, lo más famoso, lo más excitante era su escritorio: pilas de papeles desordenados, centenares de cartas sin responder, de proyectos aún no evaluados, de propuestas no rechazadas. Encontrar cartas con fecha era la meta para dar una aproximación de cuanto tiempo eso tenía allí. También era excitante conseguir alguna estampilla de países que recientemente cambiaron su nombre el el Océano Indico. Preguntándonos dónde se encontraria en este momento, dónde iría el mes que viene, ¿se acordará de traernos algo? cosa que nunca dejó de hacer. Bueno, no tengo mucho más que contarles, sobre todo de cosas que ustedes no sepan de él.
       Para concluir quiero resaltar lo importante que fue haberlo conocido, las cosas que aprendí al lado de él, las cosas que soñé hacer al escuchar su vida. Me queda agradecerle en nombre de sus ex-alumnos a usted, Doctor Luti, la paciencia que nos brindó, los conocimientos que nos transmitió, las aventuras que nos contó. Me queda agradecerle a usted, Doctor Luti, haberlo conocido, sentirnos sus amigos. Y por último, me queda agradecerle a usted, Doctor Luti, que haya ido a mi fiesta de egresado."

¡Gracias!


Volver anterior


FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS, FISICAS Y NATURALES. Edificio Centro - Av. Vélez Sarsfield 299 - 3er.Piso
C.P. X5000IYF - Córdoba - Argentina - Atención al público Lunes a Viernes de 8.30 a 12.30 y de 14 a 18 hs.